Es un espacio recreativo para que los visitantes se interioricen sobre conocimientos básicos de la disciplina arqueológica: como trabajan los arqueólogos, concepto de contexto arqueológico, cultura material, excavación arqueológica, y nociones del cuidado de los bienes patrimoniales de Mendoza.

Los aprendizajes que se buscan reforzar se relacionan con la generación de habilidades (excavación y registro arqueológico, respeto y conciencia patrimonial) y transmisión de conocimientos específicos de historia y prehistoria regional.

La propuesta gira en torno a una enseñanza basada en el diálogo y juegos de rol. Asimismo, se propone recrear tres espacios para que sean trabajados por los visitantes: sitio habitacional prehispánico; sitio habitacional colonial; y capacocha (enterratorio incaico).